Nutricionista Nekane Ullán

La intolerancia a la lactosa es un problema mucho más generalizado de lo que cabría imaginar. Se estima que esta alteración intestinal está presente en más del 60% de la población mundial. Muchas personas que la padecen no lo saben, aunque es una dolencia cada vez más visible.

La intolerancia a la lactosa, o incapacidad de ingerir sin molestias cantidades adecuadas de lactosa, cada vez se diagnostica más gracias a que los médicos están más sensibilizados con determinados problemas alimenticios y, por supuesto, gracias a las nuevas tecnologías de detección.
Dolor intestinal, diarreas, vómitos, estreñimiento o la excesiva generación de flatulencias son algunos de los síntomas más habituales que presentan las personas que padecen este problema.

¿Qué es la lactosa y dónde se encuentra?

La lactosa es un tipo de azúcar de la leche y otros lácteos como el queso, el yogur o la mantequilla. Además, se encuentra como aditivo en muchos otros alimentos como los embutidos, panes, helados o patatas fritas. Es un azúcar muy empleado en la industria alimentaria para dar textura a la comida, por lo que es muy importante saber leer las etiquetas de los alimentos detalladamente.

dieta hiperproteica sin lactosa

Al nacer, todos los seres humanos somos capaces de digerir la lactosa. La leche materna contiene una elevada cantidad de este azúcar, que aporta la mayor parte de las calorías durante el primer año de vida.

Es precisamente en esta etapa cuando generamos la encima encargada de digerirla, la lactasa. No obstante, en la mayoría de personas la producción de lactasa cesa a medida que se disminuye el consumo de leche. Esto significa que, genéticamente, los seres humanos estamos predispuestos a dejar de producir lactasa.

Es precisamente este déficit en lactasa lo que hace que muchos adultos sean incapaces de digerir la lactosa. Puede ocurrir que una persona pierda la capacidad de producirla por diversas causas, cuya causa deriva de otras patologías intestinales.

dietox dry

dietox dry
Teniendo en cuenta que la lactosa no es un nutriente vital y que, con el crecimiento y desarrollo humano, la cantidad de lactasa en el organismo se va reduciendo, resulta lógico que en una dieta depurativa y de adelgazamiento, la lactosa sea prescindible, al igual que la proteína de origen animal e incluso, el gluten.

Aunque la lactosa sea un tipo de azúcar, lo más común en los intolerantes a la lactosa es ver un déficit en la ingesta de proteínas. Lo positivo de todo esto es que hay tal variedad de proteínas que no provienen de los lácteos, todos ellos de origen vegetal, que las ventajas ganan por goleada en este caso.

 

Dietox sin lactosa

dieta hiperproteica sin lactosaLa mayoría de los suplementos de proteínas que se comercializan en la actualidad, al estar preparados a partir de suero de leche (whey) y caseína, contienen lactosa.

Los smoothies deshidratados Dietox Dry no contienen ni lactosa ni gluten. La proteína que encontramos es vegana y proviene de alimentos vegetales como el arroz integral, los guisantes, la quinoa y la soja.

Todos ellos conforman un perfil nutricional completo, de alta calidad y bajo en calorías, lo que constituye una dieta hiperproteica sin lactosa o sustitutivos puntuales de comidas ideales para vegetarianos, intolerantes a la lactosa o simplemente amantes de lo vegetal que buscan productos para adelgazar que además ofrezcan, a su aparato digestivo, ese descanso que les pide.

Y por si fuera poco, los smoothies deshidratados Dietox Dry contienen una de las fuentes más completas de proteínas vegetales: la avena. Y ahora estarás pensando, “¡pero si la avena tiene gluten!” La que hemos incluido en los Dietox Dry, es única y especial, ¡es libre de gluten!

 

¿Se le puede pedir más a Dietox Dry?

¡Quiero Dietox Dry!