Las prisas, el estrés, el cansancio, la alegría, la emoción, el nerviosismo, la felicidad… Todo se refleja en tu rostro. Debes dedicarle el cuidado que se merece, pero no tienes tiempo de ir al salón de belleza semanalmente. ¿Y si te montas tu propio Spa en casa?

Lo que debes tener claro es que con los cosméticos caros no tienes el éxito asegurado. Cada tipo de piel es un mundo y lo que debes hacer es proporcionarle a tu piel lo que necesita y en su justa medida.

¿Cuál es el secreto para una piel perfecta?

Son varios los factores que afectan al estado de la piel y que modifican su aspecto. Algunos de los más importantes son:

  • La contaminación
  • La hidratación
  • Los cosméticos
  • El estrés
  • La alimentación

Esta última tiene un papel muy importante, ya que nutre la piel desde dentro y determina su estado por fuera. Un buen aliado son las frutas y las verduras y, entre ellos, destacan especialmente los frutos rojos.

Los efectos de los frutos rojos en la piel

Entre los beneficios más inmediatos, encontramos:

  • Un efecto antioxidante instantáneo y multiplicado x 100.
  • La nutrición e hidratación en un mismo alimento.
  • La exfoliación natural, gracias al aspecto granulado que presentan algunos de ellos.

Para ayudar a mejorar el aspecto de tu piel con la ayuda de alimentos, vamos a sugerirte 2 sencillas mascarillas con base de frutos rojos, para que tu piel luzca más bonita y sin miedo al paso del tiempo.

 

 

Mascarilla nutritiva

Añadir en un bol:

  • ½ vaso de leche de coco
  • El puré de 6 fresas
  • 2 cucharadas de açai en polvo

Aplicación:

  1. Repartir la mezcla en el rostro limpio y seco.
  2. Dejar actual durante 15 minutos.
  3. Aclarar con agua.
  4. Hidratar la piel con Aloe Vera.

Como resultado, obtendrás una piel jugosa y luminosa. ¿Por qué? Además de la nutrición que aportan los frutos rojos y la hidratación del coco, una baya de açai tiene un poder antioxidante 33 veces mayor al de una uva negra.

 

Mascarilla détox purificante

Añadir en un bol:

  • 7 frambuesas trituradas
  • 9 gotas de aceite de árbol del té
  • ½ vaso de zumo de arándanos

Aplicación:

  1. Repartir la mezcla en el rostro con suavidad, realizando pequeños círculos.
  2. Aclarar con agua.
  3. Hidratar con Aloe Vera.

 

Como resultado, obtendrás una piel lisa y fresca. ¿Por qué? Tanto los arándanos como las frambuesas proporcionan a tu piel los nutrientes que necesita, todos ellos remineralizantes y regenerantes.

Te animamos a probar estas 2 mascarillas caseras con frutos rojos para que descubras por ti misma las mejoras que verás en tu piel desde el día uno.

“La curva más bonita de una mujer es su sonrisa” (Bob Marley)