En verano nos volvemos locos con la operación bikini y, en cambio, en invierno parece que nos relajamos y solo por el hecho de llevar abrigo y jerséis de cuello alto, nos damos permiso para rellenarnos como un pavo. Error.

Las estadísticas lo confirman: según varios estudios, durante el período navideño solemos ganar una media de hasta 3 kg de más. ¿Es realmente necesario?

Por mucho que la publicidad trate de engañarnos, las fiestas navideñas no duran un mes ni dos… Seamos concretos: los días clave son apenas 3 o 4 según la región (Nochebuena, Navidad, San Esteban y Nochevieja), así que no puede ser tan difícil controlar un poco mejor nuestra dieta y evitar ganar un peso extra que después nos costará horrores eliminar de cara al buen tiempo.

Mejor prevenir que curar, y por eso conviene tener en mente algunos consejos útiles para no engordar durante las fiestas:

1. Prohibido llegar con hambre desatada

Antes de salir hacia una comida o cena que se prevé muy calórica, toma un tentempié saludable que te sacie, como una manzana, un vaso de leche de avena o un par de tostadas de trigo sarraceno.

2. El alcohol, tu gran enemigo

Brindis por aquí, brindis por allá y tu cuerpo va inflándose poco a poco. Así que limita el consumo y recuerda que no todas las bebidas alcohólicas engordan igual: las que menos: sidra, cerveza, cava, champagne  y el vino. Las que más: ron, whisky, vodka y ginebra, donde una copa llega a las 200 Kcal. Prohibidos los cócteles porque cuando se mezcla el alcohol con fruta las calorías se multiplican… un margarita supera las 400 Kcal y un cosmopolitan las 300, así que no caigas en la tentación.

cuando se mezcla el alcohol con fruta las calorías se multiplican

3. Las infusiones, tu gran aliado

Efecto diurético, efecto relajante, depurativo, quema grasa… las infusiones están cargadas de “poderes mágicos” y por eso es bueno tenerlas siempre a mano. Durante las fiestas navideñas, procura tomar al menos una infusión al día: te aportará saciedad para comer menos y al mismo tiempo te ayudará a digerir los excesos.

4. Vacaciones equilibradas

Te mereces un descanso, de eso no hay duda, pero ojo con entregarse al sofá sin condiciones. No abandones tu rutina de ejercicio e incrementa tu actividad física cotidiana caminando más, subiendo escaleras, bailando….¡Es la mejor manera de compensar la ingesta de calorías extra y no perder el espíritu navideño!

5. Despacio es mejor

Las personas que comen muy rápido llegan a ingerir un 52% más de comida antes de sentirse llenos que las que mastican durante al menos 9 segundos bocados pequeños. ¡Comer rápido triplica la propensión al sobrepeso! Lo mejor: come más lentamente de forma consiente al principio hasta convertirlo en un hábito.

6. Sustituye la culpa por un smoothie hiperproteico

dieta para no engordar en navidad

Si finalmente no has podido huir de la tentación y has acabado haciendo aperitivo, copa, 3 platos, postre, turrón y chupito… es probable que te sientas tan pesada como culpable. Por suerte para ti, hay un remedio para las dos cosas: sustituye tu próxima comida por un smoothie deshidratado, elaborado a base de fruta, verdura, proteína vegana y superalimentos en polvo. Compensar excesos rápido es una de las cosas más eficaces que podemos hacer para evitar ganar kilos extra en Navidad.

7. La clave: tus horas de sueño

El sueño es un factor importante en el control de peso. ¿Sabías que la falta de sueño aumenta la necesidad de consumir más alimentos y que afecta a las hormonas que regulan el apetito? Las personas que duermen 5 horas o menos cada noche ganan 2,5 veces más grasa abdominal que los que duermen 7 horas o más.

Si, a pesar de todo, finalmente la Navidad termina ganándote la batalla y llegas a enero con un par de kilos extra, no desesperes porque, afortunadamente, lo que se gana rápido también se puede perder fácilmente.  Bastará con un par o tres días de terapia détox fresh con licuados y cremas hipocalóricas para estabilizar tu organismo, depurando y aportando de nuevo equilibrio y bienestar. Ya sabes, este año a Papá Noel hay que pedirle un poco de fuerza de voluntad y un buen plan Dietox.