fbpx
ESTILO DE VIDA

Es posible adelgazar en verano

Aunque es cierto que a la vuelta de vacaciones el aumento medio de peso es de casi tres kilos también lo es que podemos adelgazar más fácilmente en verano si nos lo proponemos y así lo confirma un estudio realizado por la Universidad de Georgia y el Massachussetts Medical School.

20 recetas dieta detox

Durante los meses de verano se concentran algunos factores decisivos que hacen que perder peso sea más sencillo de lo que imaginamos y ser conscientes de ello ya nos sitúa más cerca del objetivo: no interrumpir la operación bikini en los meses de verano.

Realmente el exceso de calor condiciona la alimentación y favorece los hábitos sanos. Vamos por partes. 

1. MÁS CALOR = MENOS HAMBRE

En los meses de verano el apetito se reduce;  el  calor obliga a que el organismo trabaje el doble y eso se traduce en una sensación de saciedad más duradera y mucha menos hambre.

En verano no necesitamos tanta cantidad de comida para mantener los niveles de energía respecto a los meses de frío, cuando el cuerpo se esfuerza por almacenar reservas de energía para regular la temperatura corporal.

Por lo general, en verano reducimos la ingesta de calorías hasta en 200 menos. 

2. COMIDAS DE VERANO = MENOS CALORÍAS

Con el termómetro marcando 30 grados, ¿a quién le apetece un cocido?

Está claro que con el calor nuestro organismo pide una dieta más ligera y comer alimentos ricos en agua, que son los que menos engordan y más sacian : gazpachos, ensaladas, cremas frías de verduras, carpaccios, fruta fresca…

receta verano

3. MÁS SED = MÁS LÍQUIDO

Por otro lado, el calor provoca deshidratación, que se traduce en aumento de la sensación de sed para contrarrestar la pérdida de líquidos. Esto ayuda a que seamos más constantes con el consumo de agua y líquidos y que vayamos depurando nuestro organismo regularmente.

En este sentido, es importante evitar los refrescos azucarados y las bebidas alcohólicas, ya que solo aportan calorías vacías y realmente no calman la sed. Siempre es mejor optar por tés fríos y otras bebidas de verano que no solo refrescan, como Fit Water, por ejemplo.

4. MÁS SUDOR = MÁS DÉTOX

Ten en cuenta que, además, todo lo que hagas te hará sudar el doble, así que estarás quemando más calorías de lo normal y eliminando toxinas y líquido acumulado. Ideal para deshincharte y conseguir un vientre plano.

5. MÁS SOL = MÁS MOTIVACIÓN

La luz del sol y el buen tiempo ejercen una influencia positiva sobre nuestro estado de ánimo. Con más optimismo, crece nuestra motivación y nuestra capacidad para superar obstáculos. Nos vemos más guapos y como somos más receptivos a los estímulos positivos, somos más capaces de cuidarnos, hacer deporte, usar mascarillas o renunciar a algunas tentaciones muy calóricas.

adelgazar en verano

6. VIDA AL AIRE LIBRE=MÁS ACTIVIDAD

En verano aumentamos la quema de calorías al abandonar la vida sendentaria y cualquier escenario, mar o montaña, o plan provocan más ejercicio que las horas sentados en la oficina.

Excursiones en bici, paseos por la orilla del mar, carreras en la piscina… ¡todo suma!

7. MÁS HORAS DE SUEÑO = MENOS GRASA CORPORAL

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Chicago, dormir durante toda la noche (8 horas) favorece la quema de grasas. Esto se debe a que la falta de sueño aumenta los niveles de grelina, una hormona que promueve la retención de grasas, provoca más hambre y reduce el gasto energético. Cuando el cuerpo no cumple con las horas de descanso necesarias, tiene dificultades para metabolizar bien los carbohidratos y eso se acaba traduciendo en más barriga.

Durante las vacaciones tenemos la oportunidad de descansar a placer y devolver al organismo el ritmo adecuado para perder peso en verano.

8. BAÑOS FRÍOS = MENOS CELULITIS

Las duchas de agua fría o los baños en aguas heladas son rituales de belleza muy populares y efectivos para el tratamiento de la celulitis. Un estudio de la Universidad de Virginia investigó sobre los efectos de las bajas temperaturas en el cuerpo y concluyó que, efectivamente, ayudan a activar el sistema nervioso, a tonificar la piel y a quemar depósitos de grasa.

Teniendo esto en cuenta, vale la pena meterse en las piscinas más frías o en el mar a primera hora de la mañana, cuando la temperatura es más baja. Así, además de combatir el calor, estarás atacando a la piel de naranja sin esfuerzo.

Ya sabes, las vacaciones de verano no tienen por qué significar kilos extra. El calor y el tiempo libre pueden ser muy buenos aliados de tu operación bikini si sabes cómo aprovecharlos.

 

Consejo PRO: Hacer un día détox a base de licuados de fruta y verdura durante las vacaciones de verano es el recurso más cómodo y eficaz para reponer nutrientes, conseguir hidratación extra y multiplicar la eliminación de toxinas de forma natural. Además, también es recomendable para depurar el organismo después de una acumulación de aperitivos, comidas y cenas grasientas.

Write A Comment

¡Entérate de todo!

Y llévate un 15% de descuento
en tu primera compra

Leer política de privacidad