ESTILO DE VIDA

Comer emocional vs Comer real

Pinterest LinkedIn Tumblr

¿Te ha pasado alguna vez que, ante una situación estresante, vas directa a la cocina? O que, ante una situación triste, ¿vas corriendo a la despensa? A todos nos ha pasado alguna vez sin darnos cuenta, es completamente normal. Encontrar consuelo en la comida es algo muy común y se conoce como “comer emocional” o “hambre emocional”.

El comer emocional se podría definir como esa tendencia a comer en respuesta a emociones negativas, siendo los alimentos elegidos principalmente muy sabrosos y altamente calóricos. El hambre emocional puede ser causada por varios mecanismos, como, por ejemplo: una mala noticia, una situación estresante, problemas con un ser querido, etc.

Generalmente, si este comer emocional se alarga en el tiempo, va a predecir un aumento de peso posterior y demás complicaciones añadidas.

¿Por qué como si realmente no tengo hambre?

Cualquier situación, desde el estrés laboral hasta las preocupaciones financieras, problemas con seres queridos o situaciones estresantes pueden ser la causa principal de tu comer emocional.

estres-comer-emocional

El motivo por el cual las emociones negativas nos llevan a padecer hambre emocional es el siguiente: las emociones negativas nos provocan una sensación de vacío emocional y la comida es una forma de llenar ese vacío y crear una falsa sensación de “plenitud” temporal.

Detener esta conducta es posible si se averigua qué la causa, es decir, el motivo por el cual necesitamos estos alimentos reconfortantes. Reconocer la causa hará que le podamos poner solución y nos ayudará a darnos cuenta de que comer de forma emocional no va a resolver el problema que causó esta conducta.

¿Cómo sé si es hambre real o hambre emocional?

Puede que te estés preguntando cómo distinguir entre las señales verdaderas de hambre. Existen varios factores que te van a permitir diferenciarlas fácilmente. Como verás, la clave está en prestar atención a cómo y cuándo comienza el hambre, así como a cómo te sientes después de haber comido.

  • Hambre real:

El hambre real o fisiológico se va a caracterizar por presentarse de forma lenta en el tiempo. Para saciarte, te va a servir prácticamente cualquier grupo de alimentos. Una vez estés comiendo y sientes la sensación de saciedad, se va a tomar como señal para parar de comer. Después de comer, no vas a presentar sensaciones negativas ni culpabilidad.

  • Hambre emocional:

El hambre emocional va a aparecer de forma rápida y abrupta en el tiempo. Para saciar esa sensación, no te sirve cualquier tipo de comida, más bien tienes deseo por ciertos alimentos en concreto, los cuales suelen ser altamente calóricos, ricos en sal, azúcar y grasas de mala calidad.

A diferencia del hambre real, es frecuente que no se noten las señales de saciedad y, por lo tanto, darse un atracón de comida. Después de ingerir esos alimentos, suele presentarse una sensación de culpabilidad o vergüenza por haber comido esos alimentos.

¿Cómo podemos parar el comer emocional?

Ponerle stop al hambre emocional no es algo fácil y no se calma fácilmente comiendo. Si bien llenarse puede funcionar bien en el momento, comer debido a las emociones negativas a menudo hace que las personas se sientan peor que antes de haber comido. Este ciclo, generalmente no se termina hasta que una persona aborda realmente sus necesidades o problemas emocionales. Por ese motivo, hemos creado una guía sobre Comer Emocional vs. Comer Real con consejos y pautas muy útiles para que puedas acabar con el comer emocional. ¡Te invitamos a descargar esta guía gratis y a aplicar sus indicaciones en tu día a día!

boton-descargar-guia-comer-emocional-ES
maria-lapuente-nutricionista-blog

MARIA LAPUENTE
Dietista | Nutricionista

Máster Oficial en Condicionantes Genéticos, Nutricionales y Ambientales del Crecimiento y del Desarrollo en la Universitat Rovira i Virgili (URV)

Write A Comment